martes, 13 de junio de 2017

13/06 DÍA DEL ESCRITOR (Argentina)

ECOS


"Suena irónico pensarlo, lo sé, y aún más ahora al escribirlo, pero creo que uno comienza a escribir, porque necesita ponerle palabras a algo que no las tiene, a algo que no acierta a definir. De esto, que la literatura no sea sino, en su estado más esencial y puro, siempre una búsqueda y una expresión; o, para mejor decirlo, la expresión de una búsqueda personal.
Cuando comencé a escribir, cuando allá en mis 16 años me vi sorprendido por el efecto de enlazar palabras y de con ellas crear imágenes, o plasmar ideas, o inventar mundos, inicié sin saber una búsqueda. En ese entonces tuve una sensación que, solo muchos años después, vislumbré al toparme con unas líneas del antropólogo francés Lévi-Strauss quien decía que la invención de la música de las palabras (la Poesía) era algo sublime en el descubrimiento humano, porque se podían erigir mundos y armonías y musicalidades con el mismo material (es decir, las palabras) con las que podemos hacer una lista de supermercado, o indicar a un peatón la manera de llegar a una calle deseada.
En el año 2008 vi mi obra publicada, mi libro de relatos, al que titulé “Espirales”, y ahí se hizo muy presente aquella sensación y aquel razonamiento de Lévi-Strauss. En el acto de la escritura hay un hecho básico, que es el de la “expresión” que, nadie lo duda, sirve primero que a nadie, al escritor mismo, pero pasada esta etapa, viene aquella otra que nos conmueve: el ECO. Cuando la obra nos trasciende, y trascendemos a través de ella, cuando esas palabras con las que pedimos nos alcancen la sal, crean aquí el vestido de una idea, o son la expresión de una pasión, el manifestarse de un anhelo, y se produce entonces el ECO, la resonancia, de eso que nos conmovió a escribir, en otros ojos que las leen y al leerlas y sentirlas, las hacen de algún modo suyas también. Así, esos sueños, esas aspiraciones, esos impulsos, esas inspiraciones, esas multitudes que a veces nos habitan, y a las cuales damos voz en nuestras palabras,  embarcaron un día, y el Eco es eso, es ver que arriban a otras playas, como un mensaje en una botella, de un mundo interior al mundo interior de otras personas.
En 2009 fui convocado a integrar el Plan Provincial de Lectura, en el cual varios ejemplares de mi libro fueron entregados a escuelas como material de trabajo en clase. Esto sin dudas fue la experiencia más placentera y enriquecedora tras la edición del libro. Primero que todo, el orgullo de saber que sería leído y analizado por muchos jóvenes y docentes, de saber que eso tan personal, gestado en mi intimidad, llegaba hoy a otros; y por otro lado, la oportunidad del contacto entre Lector-Escritor, tener acceso a la mirada de quien lee, de ver cómo eso tan personal, se ramifica en el otro de diversas maneras, la posibilidad de asistir a cuando la palabra se convierte en semilla en el otro, y fructifica en sus particulares maneras. De las charlas con los alumnos siempre rescato estas cuestiones de suma importancia: que no sea una exposición sobre literatura, sino rescatar la historia personal, de generar, a través del relato de mi búsqueda, la búsqueda en el otro, que la realizará a través de los canales que encuentre a su alcance. Desde entonces (2009) y a la fecha, he vuelto a ser convocado para integrar el Plan de Lectura, y es noticia que espero siempre con enorme alegría, y una actividad que brinda el placer de llegar a otros, razón esencial de todo arte que se juzgue como tal.
En muchas de las visitas a escuelas me consultan los alumnos por el título de mi libro (“Espirales”) y yo les cuento que la espiral es un ciclo que vuelve, pero que no es vicioso, vuelve sobre sí pero desplazado, y en la espiral retoma fuerza para crear otras aperturas. Así, la voz de mi niñez volvió para traducirse en relatos, que son recuerdos con otra mirada; y así también hoy, a través de estas gratificantes experiencias, veo volver esas espirales en las lecturas de los alumnos, en ver esas semillas germinar en otras tierras. Porque acaso, para la voz que una vez tímida salió para expresarse, le conmueve siempre oír el eco de otras voces que le devuelven la flor de la palabra."
 Alberto Di Francisco

04-09-13

miércoles, 16 de marzo de 2016

ENTREVISTA EN CANAL 6

Hola Lectores! De regreso por MUSEUM, hoy me acerco nuevamente para traerles la filmación de l entrevista que días pasados me realizaran en Canal 6 comunitario de La Pampa. El motivo de la misma estuvo basado en realizar una muestra de mis producciones en cuanto a dibujo e ilustración, y, por otro, sobre el aspecto literario, y la relación y convivencia entre estas dos actividades artísticas que realizo. El programa estuvo conducido por la Sra Patricia Bailoff, una de las referentes de Cultura en la provincia, quien tuvo la deferencia de invitarme a su espacio. Espero que la vean y escuchen, y puedan sacar algo valioso de la entrevista, alguna palabra, alguna idea, alguna noble intención se cuele, aún entre tanto pánico escénico, y pueda hacer eco en otros.
 Esa es la esperanza del arte.
Con la conductora, P. Bailoff
La entrevista aquí: 

Alberto Di Francisco

sábado, 21 de noviembre de 2015

"ESPIRALES" de visita al Colegio

Hola Lector! 
Luego de algunos post´s con obras poéticas, vuelvo hoy a "Museum" para traerles algunas de las impresiones recogidas en torno a la siempre gratificante experiencia de la visita a Escuelas y/o Colegios con mi libro de relatos "Espiralers". En esta ocasión la oportunidad vino desde el Colegio nocturno "Ajax Guiñazú" de Sta. Rosa (La Pampa), desde donde me convocaron nuevamente para visitarlos; en él, los alumnos y docentes de algunos de los cursos habían estado ya trabajando con mis textos en clase, por lo cual sólo restaba entonces cerrar la experiencia con una visita, y una charla con ellos; pudimos así compartir vivencias, bucear en la experiencia de la escritura desde el lado del escritor, pudimos contar anécdotas y confesiones, y por último, dejarles un dibujo. 
Nunca deja de darme gratificaciones éste libro, y más aún éstas actividades de visitas a Escuelas y/o Colegios (realizadas en gran parte por el Plan de Lectura, dependencia de Cultura de la provincia) donde al hecho fundamental de poder ser leído, se une la posibilidad del acercamiento del autor con el lector, en una ganancia que siempre es mancomunada desde lo vivencial. 
Les dejo algunas fotos de la visita!

Iniciando la charla sobre las circunstancias de "Espirales"
Los alumnos realizaron sus preguntas sobre los textos
Respondiendo sobre las características de los relatos
Momento de charla con los alumnos del Colegio Guiñazú
Finalizando la charla, los chicos me hicieron dibujar... 

jueves, 3 de septiembre de 2015

LA FLOR EN EL CAMINO

Hola Lector; nuevamente por estos lares, con la intención de siempre de traer algunas palabras al Blog Literario "Museum".
En ésta ocasión, transcribo un poema propio, escrito muy recientemente, y con la siempre feliz incertidumbre de toda escritura; la obra no requiere mayor prólogo de mi parte, por lo cual los dejo con la obra, a la espera ésta pueda conmover, ser un humilde llamado a la reflexión, ó aunque sea la anécdota de un hombre en medio de su camino.

LA FLOR EN EL CAMINO
(L.O.)

Entrad al Amor como a un templo sagrado,
limpias las manos, colmadas de ternura;
los ojos prestos a beber lumbre pura,
predispuesto el espíritu a verse elevado;
a verse elevado al supremo misterio,
al gran enigma, en que todo se explica;
entrad con el firme paso, que en la magnífica
humildad del corazón, planta su Imperio.

Entrad al Amor como a un sagrado templo;
que el alma que con tu alma, osar tocas,
es luz, flor sutil, en palio convertida...

Id al Amor, portando amor como ejemplo;
sea el beso un altar; ¡la alquimia en que trocas
Oscuridad por Luz, y Muerte en nueva Vida!


miércoles, 17 de junio de 2015

GOLONDRINAS

Hola Lectores; en esta ocasión, y luego del feliz Post anterior, en que retrataba la visita y  charla en la Biblioteca de la Cámara de Diputados, en torno a mi libro de relatos "Espirales", hoy les dejo en cambio, un poema escrito hace un tiempo, y cuyos versos nacieron a la luz de aquellos impulsos poéticos que no siempre encuentran su justa expresión en la palabra. Espero les guste, y dejen sus sus comentarios!


GOLONDRINAS
(canción peregrina a los versos nunca escritos)


Voy a cantar por los versos que no están
en mis hojas; los arrastrados por las olas, que van
chocando contra la margen rocosa;
los que dejaron su onda fugaz, que brillaron en su espuma
tan radiante y blanca, y, cual una bruma,
se elevaron a región esplendorosa.

Versos que no cruzaron las fronteras,
que pasaron nomás, como las pasajeras
formas del agua en el agua, o de un ensueño;
versos sin palabras, felices proscritos;
aves que son patrimonio del Infinito,
luces vivas en el rumor de un sueño.

Ay de esos versos que no germinó Deméter...
Ay... luces vivas que vais poblando el éter
como semillas de flores luminosas...;
¡fuerzas simples que la humana palabra acompleja!
Volaron ya... mas dio la idea su miel, como la abeja;
Os fueron ya... mas dieron perfume vuestras rosas.

Versos puros, versos límpidos, espasmos divinos:
vosotros sois los floridos caminos
que aroman la huella del viandante.
¡Vosotros sois luces en las conciencias,
brillando en las artes, deslumbrando en las ciencias,
siendo ritmo en la nota musical, y latido en el pecho amante!

Versos azules, que vislumbro y que persigo,
y quiero asir en delirio de mi palabra... ¡los bendigo !
los bendigo porque Dios
os puso en la senda de mi peregrinar.
¡Oh, luces vivas, versos límpidos..., ya os he de cantar,
aunque luzca entonces yo otra faz
y sea otro el acento de mi voz!


Alberto Di Francisco

.

miércoles, 20 de mayo de 2015

"Espirales" en el Puente de Lectura

Hola Lectores. Hoy realizo éste nuevo Post en el blog literario, con enorme satisfacción; el motivo es una nueva experiencia en torno a mi libro de relatos "Espirales". En esta ocasión, fui invitado a formar parte del "Puente de Lectura", programa literario impulsado por la Biblioteca de la Cámara de Diputados, siempre con el objetivo en común, que es mostrar obras de artistas pampeanos, y fomentar en este caso la lectura en los sectores jóvenes.
Desde ya mi agradecimiento a las autoridades y personal de la Biblioteca, por su interés en mi obra, y por el trato dispensado; hemos pasado una hermosa tarde , donde concurrieron al salón unos 40 alumnos de la Escuela Normal, con algunas docentes. Hemos podido dialogar sobre los relatos, el libro, opiniones, hemos leído alguna poesía y texto de un relato; para cerrar, dibujamos un poco, ya que se habían interesado en mi otra pasión, que es el dibujo de historieta.
Siempre gratificante estas experiencias de acercamiento con los lectores, espero se repitan, y poder dejar aunque sea una pequeña semilla en ellos.
Los dejo con las fotos!












sábado, 11 de abril de 2015

ALMAFUERTE

Hola Lectores! Luego de una prolongada ausencia por estos lares, retomo (intento retomar) el ejercicio de los Post´s literarios, siempre esperando que los contenidos sean dignos de la lectura y la reflexión.
En ésta ocasión traigo una breve reseña sobre un estudio que realicé sobre la vida del poeta argentino, conocido bajo el seudónimo de  "Almafuerte". Aprovechando la ocasión, lo acompaño con una ilustración realizada para éste artículo, del amigo artista Marco Chiabo, quien realizó el hermoso arte que acompañará mis humildes líneas.
Espero lo disfruten y, sobre todo, que mis palabras sirvan de estímulo para revisar la obra magnífica de éste "poeta de las masas".
Saludos!

Alberto Di Francisco

ALMAFUERTE


Al comenzar a hablar de Almafuerte, hay la sensación de que ya incurrimos en una anticipación acerca de la persona que hay detrás, de que ya estamos realizando en cierta manera toda una declaración de su esencia. El hombre detrás de ese seudónimo se llamó Pedro Bonifacio Palacios, nacido en la localidad de San Justo, ciudad de Buenos Aires (Argentina) corriendo por entonces el año 1854. Quizás algo de ese seudónimo nacía con él el mismo día; llegado en el seno de una familia de humildes condiciones, ya a la edad de cinco años Palacios pierde a su madre, y en no mucho tiempo su padre lo abandonaría, dejándolo a merced del cuidado de una tía. Desde niño se evidenció en él una clara vocación pedagógica y artística, rasgos que enriquecería y haría de ellos su divisa, a través del decurso de su vida. Frustrado desde temprana edad, al negársele una beca para estudiar pintura (su primera gran pasión) en Europa, Palacios ejerce (y se ve obligado también a ejercer, por temas económicos) la docencia durante un tiempo, en la misma escuela que le viera crecer. A través de los años, a su experiencia de docente (frustrada por no tener título habilitante) se le sumarían la de bibliotecario, así como también la de periodista y traductor; actividades estas, externas, a las que acompañaba cultivando la literatura, aunque esta actividad siempre mantenida entre sus más cercanos.

Si, como dijimos, algo de ese seudónimo nació el mismo día de su llegada al mundo, el decurso de su vida y sus características de personalidad fueron dándole cuerpo al mismo. Palacios, según los materiales consultados, son unánimes en lo que respecta al sello de su obra, y a la vez al sello de su vida y de su pensamiento. Personaje autodidacta, de carácter explosivo, recordado por sus pares por sus frecuentes arrebatos y su tono apocalíptico y a veces malhablado, no permitía el disentimiento de sus opiniones, y menos aún de sus poesías. Ejerciendo la docencia se salía del estereotipo de maestro, para intentar dejar en sus alumnos un “legado espiritual”; como periodista, jamás tuvo reparos en lanzar críticas a quien se las mereciera, característica que le trajo no pocos enemigos y detractores durante el ejercicio de esta actividad, sobre todo de los caudillos a los cuales fustigaba con sus artículos y opiniones. En 1890, siendo director del diario “El Progreso” de La Plata (Bs As) y en respuesta y rechazo a las notas de un escritor de un diario oficialista que se hacía llamar “Almaviva”, comienza a publicar artículos con el seudónimo “Almafuerte”; vale decir que ya antes de este, Palacios había utilizado otros seudónimos, tales como: “Lutarco”, “Bonifacio”, “Uriel” y “Juvenal”.

Hablar de su obra, hablar de su personalidad, y hablar de su vida, son tres caras del mismo triángulo; indisociables entre ellas, y cada una, reflejo de las demás. La obra de Almafuerte, como dijimos al comienzo, es toda una declaración de su personalidad, de firmes principios morales dispuestos a enfrentar las adversidades que la vida le proponía; de ahí, desde ese mensaje y esa declaración para sí mismo (como todo arte) hace elevar su voz en el intento de que su obra tenga trascendencia; hace de sus difíciles experiencias de vida, un canto de fuerza redentora hacia los demás. Hay en la poesía de Almafuerte un apasionamiento tal que contrasta no solo con los poetas insignes de su época (Lugones, por ejemplo) sino que rompe el molde del oropel retórico, para hablar desde una pasión inusitada por entonces. Cada obra es una exhortación a librarse del yugo que la condición humana impone, y ahí (creemos) radica su mayor impacto, pues no habla como Poeta, lo hace como apóstol, no hay en el acento de sus palabras el vuelo del literato (figura que detestaba) sino como (dicho en sus propias palabras) “Predicador”.
Antonio Herrero, amigo del poeta, y en el aniversario de su muerte, nos ayuda a entender la hondura y la certeza que en ese seudónimo “Almafuerte” palpita, diciendo: “Ningún poeta ha visto tan claro como Almafuerte, este problema moral: la necesidad en que se encuentra el hombre de redimirse de la naturaleza, y conquistar su Ser Moral, forjando así, su segunda naturaleza”. Borges mismo le dedicó palabras enormes, recordando su primer contacto con la obra del poeta: “los versos de Almafuerte me revelaron esa tarde que (el lenguaje) puede ser también una música, una pasión y un sueño”.
Los años no dieron descanso a Palacios, y la vida seguía proponiéndole desafíos y privaciones, ya negándole la posibilidad de trabajo por causas políticas, ya sumiéndolo en la pobreza; sin embargo, fiel a su divisa de magisterio moral y de sensibilidad y fuerza, Almafuerte adopta 5 niños y les comparte lo poco que tiene, tiende una mano a todo aquel desamparado que viene a tocar su puerta, sigue fustigando a todo “noble” que viene a reclamarlo, y hasta su muerte, es tenido por las generaciones jóvenes como Poeta insigne de la rebeldía. Su obra entera estuvo en todo momento orientada a las masas oprimidas, hablándoles en su crudo estilo con el perfume que la experiencia da a las palabras, para aclamar que el destino áspero debe aceptarse no como un castigo, sino como una superación, porque en esa superación reside la Purificación. De ahí que el poeta rebelde viera en esa “chusma”, en esa masa oprimida y despreciada, una futura raza de superhombres.
Alma como horizonte, Firmeza por motor, Sensibilidad ante el dolor humano, Pasión irrefrenable ante los obstáculos de la vida, Magisterio y Apostolado para su gente, todo en este poeta, hasta el último suspiro, ya postrado en la pobreza de su catre, agregaría letra y peso a ese seudónimo. Por tal, y como hemos dicho al principio de este artículo, al decir Almafuerte, realmente estábamos ya anticipando la lección moral, que creyó necesario transmitir con su vida y su obra.

        
A. Di Francisco 

ALMAFUERTE (Alfredo B. Palacios) - Arte: Marco Chiabo